MALDITO CÁNCER
3D
3D
¿Cómo saber si lo tienes?

¿Cómo saber si una persona tiene cáncer?

Hay indicadores que nos pueden orientar para saber si una persona tiene cáncer o no. Pero ojo, acuérdate que esta enfermedad se manifiesta de muchas maneras, por lo que hay que estar pendientes de cualquier malestar o cambio en tu cuerpo.

Algunos de los síntomas más frecuentes del cáncer son:

  • Pérdida inexplicable de peso.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores persistentes en huesos, articulaciones y atrás de las piernas.
  • Moretones constantes y frecuentes sin motivo real.
  • Sangrados.
  • Náusea.
  • Fatiga constante.
  • Fiebres constantes y de origen desconocido.
  • Inflamación o bultos en determinadas partes del cuerpo, como el abdomen.
  • Dificultad para andar o mantener el equilibrio.
  • Visión borrosa.

¡Pero alto ahí, no te aceleres ni te pongas nervios@!, actualmente debido al gran crecimiento de las redes de comunicación por Internet, muchas veces esta información se puede malinterpretar y causar paranoia de la enfermedad.

¡Tranquil@! no porque tengas uno o dos síntomas de estos te autodiagnostiques, esta enfermedad va más allá de sólo una sintomatología, el proceso para su diagnóstico es minucioso y complejo, e incluye pruebas específicas de laboratorio (muestras de sangre), rayos X, resonancia magnética, pruebas de escaneo y otras. Además, muchos de los síntomas que podrían aparecer en la enfermedad también existen en enfermedades comunes y nada graves; entonces infórmate, no entres en pánico, acude al médico para tus revisiones periódicas, y si tienes dudas pregúntaselas con toda confianza. Lo importante es ayudar a tu cuerpo llevando una vida saludable y con hábitos sanos, que además te harán ver y sentir súper bien.

 

Cuando el médico sospecha que una persona puede tener cáncer...

Si existe una sospecha, lo primero que se debe hacer es realizarse diversos estudios. No en todos los casos se hacen todos los exámenes, su número y tipo dependerá de la enfermedad o tumor que se sospeche. Los más frecuentes son:

Biopsia: consiste en tomar una muestra de cualquier “bola” que se haya notado o visto por estudios de imagen en cualquier lugar de nuestro cuerpo: piel, músculo, hueso, ganglio, cerebro u otro órgano. Se hace casi siempre bajo anestesia general, es decir, durmiéndote y con medicamentos para que no te duela. En ocasiones puede realizarse con anestesia local, sólo en la zona de la que se va a extraer la muestra.

El material extraído es observado al microscopio por un especialista en patología, quien realiza diferentes técnicas para saber exactamente cuáles son las células afectadas; unos días o semanas más tarde se sabrán los resultados para administrar el tratamiento adecuado. 

Aspirado de médula ósea: la médula ósea es la fábrica de las células de la sangre: glóbulos rojos o hematíes, glóbulos blancos o leucocitos, y plaquetas. Se encuentra en el interior de los huesos planos. Si la sospecha diagnóstica es que la enfermedad se ha originado en esta parte del cuerpo, o que ésta pueda estar afectada, tendrán que tomarte una prueba con una aguja especial en las crestas óseas de la cadera (las crestas óseas son las zonas del hueso de la cadera que hacen relieve, las hay anteriores o posteriores) o en el hueso del esternón.

Este procedimiento suele hacerse bajo anestesia general, o con anestesia local acompañada de sedante.

Biopsia de médula ósea: en ocasiones, además del aspirado también habrá que tomar muestra de hueso de las crestas óseas de la cadera con un cilindro fino. Se utilizan unas agujas especiales, de diferente grosor dependiendo de la edad. También se hace bajo anestesia general.

Análisis de sangre: durante todo el diagnóstico, tratamiento y con menos frecuencia ya durante las revisiones, habrá que hacer muchos análisis de sangre.

Se extrae la sangre de la vena (generalmente del brazo) con una aguja, y cuando se tiene un catéter central permanente, se hará a través de él.

Análisis de orina: en ocasiones se tienen que recoger muestras de orina para analizar sus características; en estos estudios tendrás que orinar directamente en un recipiente esterilizado que a veces es muy pequeño, por lo que tener buena puntería resulta imprescindible.

Punción lumbar: el líquido que rodea al cerebro y a la médula espinal (es la parte que va a continuación del cerebro y por dentro de la columna) se llama líquido cefalorraquídeo. En algunos tipos de enfermedades como la leucemia, los linfomas o algunos tumores cerebrales, este líquido puede estar afectado; para saberlo, se extrae una muestra mediante una aguja con jeringa que se ha insertado entre dos vértebras o huesos de la parte inferior de la columna vertebral. El paciente se tendrá que colocar en una postura especial que le indicará el médico y estará sin moverse durante el tiempo que dure el procedimiento (por lo que debes tener mucha paciencia y tratar de estar relajad@, llama al servicio de APOYO EMOCIONAL de INFOCÁNCER al 01 800 22 62 371 o ingresa al Chat y pregunta por algunos ejercicios de relajación que te pueden servir en ésta y otras ocasiones). Antes se pondrá una pomada anestésica en la zona de piel afectada.

Pruebas de imagen: este tipo de pruebas informan de la zona o zonas del cuerpo donde está la enfermedad, es decir, de la extensión, de su tamaño, de si se puede extirpar sin problemas, y de cómo está respondiendo al tratamiento una vez iniciado. En el momento del diagnóstico y antes del resultado de la biopsia, servirá para saber qué tipo de cáncer es el que se tiene.

Radiografía simple: consiste en pasar un haz de rayos X a través de una zona del cuerpo, después se revela como una fotografía. No duele y el paciente sólo tiene que quedarse inmóvil cuando le indiquen.

Ecografía (ultrasonido): utiliza ondas de sonido de alta energía llamadas ondas de ultrasonido, para poder hacerla se aplica un gel frío en la zona del cuerpo a valorar, y se pasa un transductor por encima de ella. Esto no duele nada y mientras te la hacen podrás ver las imágenes en una pantalla, éstas se grabarán para después ser reveladas como una radiografía.

Tomografía axial computarizada (TAC): es una técnica radiológica que sirve para tomar imágenes desde distintos ángulos en tres dimensiones. Te acuestas boca arriba en un aparato que se introduce en un túnel, y produce ruido. Debes estar sin moverse durante varios minutos y si no puedes estar tranquil@ pueden aplicarte un sedante para lograrlo. Este examen no duele nada y de lo único que se han quejado algun@s chav@s es del ruido y de tener que estar tanto tiempo inmóviles.

Resonancia magnética nuclear (RNM): también proporciona imágenes en tres dimensiones, midiendo el cambio en ondas magnéticas mientras pasan a través del cuerpo. La forma de hacerlo es similar a la TAC.

La mayoría de estas pruebas no hacen daño porque se realizan con ayuda de medicación relajante, analgésica y/o anestésica dependiendo de las características de cada una.

Una vez realizadas todas las pruebas, el equipo médico sabrá qué tipo de enfermedad tiene el paciente y en qué parte del cuerpo está localizada para poner manos a la obra con el tratamiento más adecuado.

 

Fuentes: Canteen. The Australian organisation of Young People Living with Cancer,

http://www.canteen.org.au/default.asp?menuid=38 

Guía Asociación para Jóvenes y adolescentes con cáncer. Asociación Infantil Oncológica de la Comunidad de Madrid.1ª Edición Madrid, 2005.

Fecha de actualización: 23/diciembre/2015

3D
3D
Un minuto contra el cáncer
3D
3D
impresora mail app rss
3D
3D
REDES SOCIALES



Incan
Instituto Nacional de Cancerología. Todos los derechos reservados. México 2013
Para una mejor experiencia se recomienda Google Chrome