MALDITO CÁNCER
3D
3D
Los cambios por los tratamientos, ¿te hacen víctima de bullying?

Sin duda alguna, tus compañeros de la escuela notarán los cambios de tu cuerpo, y puede ser que te conviertas en blanco de burlas o incluso de discriminación; a continuación te presentamos algunos puntos importantes que debes tener en cuenta si estás sufriendo bullying o acoso escolar por parte de un@ o vari@s de tus compañer@s:

  • Tú no eres culpable de nada. No eres tú la causa del problema ni tienes la culpa de ser agredid@, nada justifica una agresión, no importa lo que les diga a los demás tu acosador(a). Él o ella es quien tiene un problema y es culpable de la situación. 
  • Todos tenemos derecho a ser tratados con respeto. Los cambios que te haya ocasionado el cáncer, tu color, cultura, religión, aspecto físico, tu forma de hablar o vestir son características de personalidad que te hacen únic@ y te convierten en alguien especial y valios@. Esas diferencias son las que hacen mejores a los seres humanos y nunca pueden ser justificaciones para una agresión. 
  • Tú no tienes que hacer frente a estas agresiones por ti mismo. No importa si alguien piensa que son sólo bromas o cosas de chicos y que deberías enfrentarte a tu agresor. Una persona sola no puede hacer frente a su acosador (menos aún si él o ella actúa en grupo) porque eso sólo agravaría la situación y les daría más razones para atacarte. 
  • No responder a las agresiones no te convierte en un cobarde ni en alguien inferior. Es cierto que debes ser valiente y actuar pero no con sus mismas armas porque en ese campo tienes todas las de perder. Afronta la situación demostrándoles que no les tienes miedo, no llores ni te enfades, contéstales de forma firme y tranquila y, sobre todo, busca ayuda.
  • Cualquier conducta o comentario que te haga sentir mal es una agresión, deja de restarles importancia o de pensar que pasarán porque no va a ser así. Acércate a un adulto (padres, familiares, profesores, personal de la escuela, etcétera) y cuéntales lo que te está pasando. Si no te atreves a contárselo a un adulto, busca al menos un amigo en quien puedas confiar y que pueda ayudarte. 
  • Explica claramente lo que te está afectando de la situación. En ocasiones, los adultos pueden quitarle importancia si no hay agresiones físicas pero el acoso psicológico, basado en hacerte la ley del hielo o ignorarte, insultarte y humillarte, puede ser incluso más dañino. Explica cómo te sientes y cómo te está afectando para que puedan entender lo que estás sufriendo. 
  • Habla con los testigos para que te apoyen o, al menos, cuenten lo que han visto. Muéstrales lo que sufres sin avergonzarte. Recuerda que tú no has hecho nada y que no eres culpable de lo que está sucediendo. 
  • Si no te atreves a hablar cara a cara, escribe una carta o un e-mail y envíaselo a alguien en quien confíes.
  • Es imprescindible que rompas tu silencio ya que no habrá otra forma de solucionar el problema.
  • Ten muy claro que no estás solo. Tus padres y profesores están deseando ayudarte, muchos de tus compañeros no hablan por miedo pero están totalmente en contra de lo que te están haciendo.
  • Nunca olvides que mereces ser tratado con respeto y cariño, y que el hecho de que estés enferm@ no te hace inferior. Recuerda que, por muy mala que parezca una situación, siempre hay una salida.
  • Nunca respondas con una agresión; la violencia sólo genera más violencia.
  • Si no cuentas con alguien a quien acercarte, llama al programa de apoyo emocional de INFOCÁNCER al 01 800 22 62 371 o ingresa al CHAT en www.infocancer.org.mx de lunes a viernes de 9 de la mañana a 5 de la tarde, donde un experto podrá ayudarte.

 

Fuente: El bullying,

http://www.elbullying.com/puntos-aspectos-ayuda-victima-agresion-escuela/

Fecha de actualización: 11/diciembre/2015

3D
3D
Un minuto contra el cáncer
3D
3D
impresora mail app rss
3D
3D
REDES SOCIALES



Incan
Instituto Nacional de Cancerología. Todos los derechos reservados. México 2013
Para una mejor experiencia se recomienda Google Chrome